[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Accidentes de trabajo


 

Para poder hablar de la existencia de un accidente de trabajo, en los términos propiamente derivados de La Ley General de la Seguridad Social, deberán cumplirse juntamente con tres requisitos o elementos distintos para que se considere propiamente como un accidente de trabajo.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Primero.- Elemento objetivo: ¿Qué es el accidente de trabajo?

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

¿Qué se considera como accidente de trabajo?

 

El primer requisito para considerar que nos encontramos ante un accidente de trabajo es la existencia de una “lesión corporal” que prevé la Ley General de la Seguridad Social en sentido literal estricto, sin embargo, a la práctica y con el desarrollo de la jurisprudencia, en la actualidad el concepto de “accidente de trabajo” que se ha ido ampliando y  ahora se entiende también por accidente de trabajo “todo detrimento, menoscabo o daño corporal, físico o fisiológico que se produzca por una herida, golpe, enfermedad y que incida en “la capacidad funcional””.

En consecuencia, consideremos también como accidentes de trabajo las secuelas o enfermedades que tengan un origen psicológico.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

¿Qué diferencia hay entre accidente de trabajo y enfermedad profesional?

 

Por accidente de trabajo, habrá que considerar también las lesiones consistentes en enfermedades que se contraen de forma paulatina y progresiva.

Por ello, es normal que se pueda confundir en ese tipo de accidentes la enfermedad profesional con el accidente de trabajo.

Por simplificar la explicación (que merecería de un más amplio desarrollo), las enfermedades profesionales son aquellas que están incluidas en un cuadro médico aprobado a tal efecto.

Por lo tanto, por simplificar, no serían enfermedades profesionales las que (en principio) no estén incluidas en ese cuadro médico.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Segundo.- Elemento subjetivo: ¿Quiénes son susceptibles de padecer un accidente de trabajo?

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://www.porcel.legal/wp-content/uploads/2019/04/accidente.jpg» alt=»accidentes de trabajo» show_in_lightbox=»off» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»left» sticky=»off» align=»center» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

 

[/et_pb_image][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

En principio, si hacemos uso de la definición tradicional de accidente de trabajo comprendía –y sigue comprendiendo con carácter general- todos aquellos accidentes que sufrían empleados o trabajadores por cuenta ajena, entendiendo por tales aquellos que prestan servicios en los términos que expone el Artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Algunos casos especiales

 

No obstante, a partir de mediados del Siglo XX el elemento subjetivo del accidente de trabajo (esto es los sujetos susceptibles de padecer tal accidente) ha ido ampliándose hacia los trabajadores autónomos o por cuenta propia a partir de regulaciones como la del Régimen Especial Agrario y de los denominados autónomos del Régimen del Mar.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

¿Y lo autónomos pueden padecer un accidente de trabajo? ¿Y qué ocurre con los funcionarios?

 

Por ello, en la actualidad debemos tener en cuenta que también los autónomos y los funcionarios públicos podrán ser sujetos susceptibles de sufrir accidentes de trabajo por vía de la técnica de asimilación, aunque con sus propias peculiaridades y excepciones. Dicho en palabras llanas, el concepto de accidente de trabajo en estos caso es más limitado.

Al ser una cuestión muy concreta, la trataremos con más detalle en otra entrada del blog.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

 Tercero.- El nexo de causalidad o la relación de causalidad.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

La definición simple del nexo de causalidad o de la relación de causalidad implica que para que el accidente para que sea considerado “de trabajo” debe producirse “con ocasión” o “como consecuencia” del trabajo desarrollado.

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»justified» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

¿Qué es la presunción de laboralidad?

 

Para aquellos que nos dedicamos a la defensa jurídica de perjudicados de accidentes de trabajo, sabemos que la doctrina y la jurisprudencia ponen mucha letra pequeña a esta cuestión.

Lo que interesa destacar para este artículo es que a la práctica existe un concepto denominado “presunción de laboralidad” que confiere flexibilidad a la consideración jurídica del nexo casual, lo que a la práctica y en palabras llanas significa que la “presunción de laboralidad” facilita al trabajador (en determinados casos) poder acreditar que su accidente de trabajado ha sucedido, precisamente, a consecuencia del trabajo.

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»https://www.porcel.legal/wp-content/uploads/2019/04/accidente-laboral-e1555001776152.jpg» alt=»accidentes trabajo» show_in_lightbox=»off» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»left» sticky=»off» align=»center» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

 

[/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=»Fila»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_post_slider admin_label=»Post Slider» posts_number=»10″ include_categories=»90″ orderby=»date_desc» show_arrows=»on» show_pagination=»on» show_more_button=»on» more_text=»MÁS INFORMACIÓN AQUÍ» content_source=»off» use_manual_excerpt=»on» show_meta=»on» background_layout=»dark» show_image=»on» image_placement=»background» parallax=»off» parallax_method=»off» use_bg_overlay=»on» use_text_overlay=»off» remove_inner_shadow=»off» background_position=»default» background_size=»default» auto=»off» auto_ignore_hover=»off» hide_content_on_mobile=»off» hide_cta_on_mobile=»off» show_image_video_mobile=»off» meta_letter_spacing=»0″ custom_button=»off» button_letter_spacing=»0″ button_use_icon=»default» button_icon_placement=»right» button_on_hover=»on» button_letter_spacing_hover=»0″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]